La práctica de quemar inciensos es muy antigua y la podemos encontrar en casi todas las ceremonias religiosas y espirituales de todo el mundo.