Las hadas son unos pequeños seres fantásticos, mitológicos, divinos, que tienen aspecto de mujer muy bella y luminosa. Están dotadas de hermosas alas similares a las de las mariposas, que les permiten volar, y poseen orejas puntiagudas. Tienen poderes mágicos y algunas leyendas dicen que son capaces de trasformar su aspecto físico para mimetizarse con la naturaleza y asemejarse a otros seres como plantas, flores o incluso animales.

 

Son alegres, risueñas, juguetonas, bailarinas y cantarinas. Se les suele atribuir un carácter bullicioso y en ocasiones algo burlón, aunque no son seres perversos. Suelen ir vestidas con tejidos ligeros y vaporosos, también con hojas o pétalos de flor. Los colores que utilizan en sus vestimentas son los que predominan en los bosques, los lagos, las cascadas o las montañas.

 

 

¿Qué tipos de hadas hay?

 

Hay infinidad de tipos de hadas. La forma de clasificación más común es según los 4 elementos de la naturaleza, es decir: las hadas del agua, las de la tierra, las del fuego y las del aire.Algunas teorías también aseguran que hay hadas que se dedican a proteger a los niños cuando nacen; son las llamadas hadas madrinas.

 

¿Dónde viven las hadas? ¿Dónde podemos encontrarlas? ¿Se pueden ver?

 

Ya desde tiempos inmemoriales se hablaba de ellas. En la Edad Media eran comunes las leyendas y mitos sobre las hadas, que eran capaces incluso de encandilar a los hombres y hacerles actuar a su voluntad.

 

Se dice que existe un Mundo de las Hadas, un lugar onírico, mágico, inapreciable al ojo humano común, y tan solo visible a seres humanos de extrema sensibilidad (como podrían ser los niños). Algunas culturas ubican a las hadas en el prado, en un árbol, en las flores, en los nenúfares… En definitiva, en los entornos naturales, ya que su función fundamental es la de proteger la naturaleza y salvaguardarla de las agresiones del hombre y de otros seres destructores.

 

 

Oración para invocar a las Hadas 

 

Criaturas de luz, criaturas de amor y alegría, vengan a mi, debeis dejar atras vuestra timidéz, conmigo estaran seguras, amor y juegos les dare.

Hadas mágicas y luminosas, traigan su alegría, su amor, paz y juegos de antaño.

Traiganme vitalidad, llenen de alegría mi vida y mi hogar.

Dejen sentir vuestro amoroso cuidado, que la satisfacción sea nuestra norma, acompañanme siempre, llevando asi luz por donde vaya.

Cuidad de peligros mi hogar, mi gente y mi vida.

¡Hadas luminosas, vengan a mi!

¡Por el poder que se me ha concedido yo las invoco!