En la decoración de las viviendas no debemos olvidarnos de un gran elemento. Nos referimos a las fuentes de agua. Estas fuentes son un elemento casi imprescindible, ya que además de contribuir a la estética del hogar, contribuyen a la buena energía, atrayendo prosperidad.

 

En este sentido, según señala el Feng Shui, las fuentes de agua ayudan al equilibrio de las cargas iónicas del aire, que influyen en los estados de ánimo. Son un elemento muy importante que atraen la prosperidad y la armonía, y que además dan la sensación de que el ambiente está más fresco y el aire más límpio. Con estas características, las fuentes de agua no pueden faltar en las viviendas.

 

El agua, uno de los cinco elementos que rigen la vida para la cultura china y especialmente para el Feng Shui (que significa “del viento y del agua”), es la que permite alcanzar el equilibrio. Así, mientras el viento hace que la energía (Chi) fluya, el agua la retiene.

 

Y si la fuente de agua permite la circulación y el constante movimiento del agua, los beneficios serán mayores, dado que ello representa un simbolismo que se traduce en la circulación de la energía y la fluidez de la prosperidad.

Tienen el propósito de brindar tranquilidad.

 

El agua en el Feng Shui

 

Es el elemento que logra, al estar en movimiento, concentrar y activar la energía o Chi de forma que podamos beneficiarnos de ella, por lo que el agua totalmente estancada o la ausencia de ella significa que no podemos obtener esta energía del entorno de forma correcta.

La energía del agua, que es sinónimo de vida, se utiliza para obtener prosperidad, riqueza y abundancia, así como para armonizar y equilibrar espacios. aunque hay muchas formas de atraer la energía positiva del agua que fluye, la mejor forma de lograrlo en casa, sobre todo en el interior, son las fuentes Feng Shui que, además, emiten un sonido relajante y ayudan a oxigenar las estancias aportando una ambiente más tranquilo.

 

Fuente de agua Feng Shui en el interior

Los mejores lugares para colocar una fuente de agua según el Feng Shui son los siguientes y en este orden de preferencia:

Salón o sala de estar

Entrada de la casa, recibidor o hall

Lugar de trabajo o despacho

Colócala suficientemente lejos de aparatos eléctricos. Es importante colocarla en estas partes de la casa porque es donde hacemos más vida durante el día, nos reunimos con gente y podremos aprovechar mejor el flujo energético. Otro detalle vital para aprovechar el Chi que proporcionan estos elementos de agua es siempre colocar la fuente mirando hacia el interior de la sala para retener la energía positiva en el hogar, nunca la pongas frente a una ventana mirando al exterior, pues la energía saldrá de la casa siguiendo este flujo.

 

Dónde no colocar una fuente de agua según el Feng Shui

Además, igual que hay sitios perfectos para ubicar estos elementos, existen en casa algunos lugares en los que nunca hay que poner una fuente de agua. Los sitios en los que es negativo tener una fuente son los siguientes:

Dormitorio

Cocina

Baño

El motivo es que en el dormitorio necesitamos descansar correctamente y el sonido del agua e incluso el del motor pueden impedir un descanso correcto. La cocina y el baño no forman parte de las áreas mencionadas del Mapa Bagua, por lo que no conviene ubicar agua en movimiento en ellas.