Cuando tengo que limpiar mis minerales?
 
Tienes que limpiarlos cuando veas que han perdido su brillo, o los notas “apagados”
 
No os agobieis, poco a poco os iréis familiarizando con ellos y sabreis cuál es el momento para limpiarlos.
 
Formas de limpiar
 
-Agua: Puedes limpiar tus gemas bajo el grifo de casa, dejando correr el agua unos momentos  y luego dejarlos secar al aire.
No usar agua caliente porque puede provocar que las piedras se agrieten. Y sobretodo, no usar este método si el mineral es poroso.
 
Minerales que no debes sumergir en Agua:
Adamita, Azabache, Azurita, Boracita, Broncita, Calcita, Coral Esponja, Fuchsita, Galena, Hematites (óxido de hierro, se puede limpiar con agua pero no muy a menudo ni dejarla sumergida), Howlita, Lapislázuli (se puede limpiar con agua pero es preferible no sumergirla), Malaquita (se puede limpiar con agua pero es preferible no sumergirla y es muy sensible al calor), Moldavita, Pirita, Riolita, Selenita (yeso), Serpentin, Sugilita, Turquesa (es muy porosa, aunque el Mineral se puede limpiar con agua, es preferible no sumergirla durante mucho tiempo), Ulexita.
 
 
-Agua de Lluvia: El Agua de lluvia es genial para limpiar nuestros minerales.
Recoge el agua de lluvia y sumerge durante unas horas tus piedras.
O dejarlos en un recipiente mientras llueve
 
-Humo de Incienso: Consiste en pasar por el humo de una varita de incienso tu cristal. Para elegir el incienso déjate llevar por el que más te guste.
Tambien puedes usar el humo de un Sahumerio. Con este gesto recargas de nuevo su energía.
 
-Agua y Sal: Otra forma de limpiar nuestros minerales sería colocándolos en agua con sal dentro de un recipiente y dejarlos mínimo 4h o durante toda la noche.
 
 
Carga de los minerales
 
-Drusas: Consiste en colocar los cristales sobre una Drusa o dentro de una Geoda de cristal transparente durante toda la noche.
Tanto la drusa Amatista como la Geoda no necesitan limpiarse ya que ellas mismas se limpian y recargan todas las piedras.
 
Eso si, no te olvides de quitarles el polvo con un pincel suave o trapito.
 
-Sonido: Con este método recargamos el cristal, gracias a las vibraciones de un cuenco que al golpearlo, resuena sobre el Mineral. Tambien puedes usar un gong, una campaña o un diapasón.
 
-Luz de la luna y del Sol: Es imprescindible limpiarlos y cargarlos de nuevo con La Luz de la luna creciente o llena que los impregna de magnetismo, y luego con La Luz del Sol que les devuelve la energía que van perdiendo para que recuperen sus valores mágicos.
 
Nuestro consejo es que lo dejéis cargar por la noche y permanezcan hasta el dia siguiente para que reciban La Luz Solar.
 
Comentar que en el proceso de carga (Luna y Sol), los minerales deben permanecer en el mismo recipiente si habéis utilizado el proceso de limpieza mediante agua y sal, pero sin agua.