Es conocida como La “Piedra Celestial”.  Esta piedra estimula nuestro ser celestial, proveyéndonos guía a través del tercer ojo y permitiéndonos verbalizar las experiencias psíquicas.  Esta piedra despierta el desarrollo de las capacidades psíquicas y te da claridad sobre todas las áreas de tu vida.  Te permite reconocer la información intuitiva relevante para el desarrollo de tus talentos ocultos o aun no descubiertos.  La Azurita es un gran benefactor, pues controla el flujo de la energía y emite precisamente sólo la cantidad de energía requerida en cualquier situación o por cualquier cuerpo de luz.

 

La Azurita puede quebrar cualquier bloqueo localizado en cualquiera de los cuerpos: físico, etérico, emocional, mental o espiritual.  Primero te permite desplazarte hacia la raíz de este bloqueo, verlo, ver que lo genero, cuando empezó y luego con su energía increíble lo quiebra, lo rompe, liberándote y permitiendo que la energía fluya

 

La Azurita abre las posibilidades creativas del ser a todo nivel y te permite curar la indecisión y la tendencia a preocuparse, como actitudes mentales o emocionales.  Sólo necesitas coger la Azurita en tu mano izquierda y todos estos patrones mentales se evaporan.

La Azurita va a promover sacar lo mejor de ti mismo.  Te libera, conecta el intelecto con el amor y estimula la compasión y la comunicación amorosa.  te da arrojo y fuerza y te permite sentirte invencible cuando lo necesites.

Es una piedra de transformación, pues transforma con su luz cada espacio de sombra, cada miedo, cada culpa, cada patrón mental o creencia restrictiva en un nuevo espacio de luz y en una nueva vibración y perspectiva de las cosas.

 

Su vibración de azul índigo profundo pondrá a la energía curativa en circulación a través de los niveles del ser, desde lo físico hasta lo mas sutil.  Ella purifica la mente subconsciente, permitiendo que la luz interior irradie en los pensamientos, sentimientos, palabras y acciones.

 

La Azurita alinea los chakras y sintoniza a la estructura del cuerpo físico, con el sistema nervioso central del cuerpo etérico, permitiendo un flujo ininterrumpido de energía.

Es la piedra para disolver los impedimentos y las resistencias en el progreso de una persona.  Focalizandote en el mineral y enviando un pensamiento claro que pida a la piedra quitar todas las vallas, lo que no te permite avanzar en tu camino, de adentro y de afuera,  iniciará el proceso de esta liberación.

A nivel físico trata problemas de garganta, artritis y articulaciones.  Alinea la columna y trabaja a nivel celular para restaurar cualquier bloqueo o daño cerebral. Es buena para riñones, vesícula biliar y problemas hepáticos y trata también el bazo, la tiroides, los huesos, los dientes y la piel.  Trabaja sobre la alineación de las vértebras, las costillas y los pequeños huesos del cuerpo, en especial donde hay malformaciones.

Se ha usado también para tratar desordenes circulatorios, para tratar crecimientos acelerados o reprimidos y para limpiar toxinas del cuerpo.  Se usa para remover espasmos y tics. Potencia el desarrollo del embrión  en el útero materno y ha sido muy usada para tratar problemas mentales.