“La luna llena es una fase de la luna que sucede cuando la tierra se encuentra exactamente entre el Sol y la Luna. En este momento la iluminación es del 100%.”

La luna llena es una fase de mucha fuerza y magnetismo que tiene gran influencia sobre la tierra, el agua y las personas. 

Esta es una fase que está aquí para encararnos de frente con nuestras creencias sobre el dinero y el poder personal, por lo que en los días de luna llena es bueno para reflexionar sobre este poder y el propósito de nuestras vidas.

Estamos aquí para brillar y desplegar toda esa energía femenina que llevamos dentro; compartirla con el mundo y no dejarla morir.

 

Debes realizarlo por la noche.

 

Desde épocas muy antiguas, la luna ha sido considerada una divinidad asociada a la mujer. Ésta representa el principio femenino, la fertilidad y multiplicidad. 

 

En particular, la luna llena es una fase en donde nuestros sentimientos son más intensos, tenemos mayor inspiración, intuición y un mayor avivamiento de la creatividad.

La luna llena es un momento durante el cual la energía de la tierra es más intensa y hay mayor oportunidad de canalizar nuestros propósitos.

Puede realizarse en forma individual o grupal en el momento y el lugar en el que te sientas más cómoda.

 

Elementos:

Luna llena con su gran magnetismo y poder.

Azúcar, elemento conductor de energía lunar.

Agua, símbolo de riqueza por excelencia.

 

Procedimiento:

Toma un tazón de cristal o de vidrio y agrégale un poco de agua corriente.  Por otra parte, toma un recipiente de vidrio o vaso pequeño y agrégale una cucharada de azúcar.

El recipiente que contiene azúcar se coloca dentro del tazón con agua, evitando que el agua ingrese al vaso o que éste quede flotando sobre el agua. Debajo del tazón coloca un billete de cualquier denominación; hay que tener en cuenta que éste no se puede gastar porque va a servir como amuleto.

Todo el conjunto armado, es decir el tazón con agua que contiene al vaso con azúcar, se coloca a la intemperie (en una ventana, balcón o patio). Si es a la luz de la luna mejor, pero si está nublado también servirá.

Una vez ubicado en el lugar elegido se debe decir en voz baja:

“Luna llena, que tu luz y energía se transmita y que llegue tu magnificencia hacia mi economía, que el agua sea el espejo, el azúcar el conductor y llegue la abundancia a todos los ámbitos de mi vida. Gracias querida luna”

Déjalo toda la noche y retíralo el día siguiente antes de que le dé el sol directo. Toma el billete y  guárdalo como un amuleto en la cartera o en tu lugar de preferencia. Mezcla el agua y el azúcar y deposítalos en un pequeño agujero en la tierra o en la tierra de una maceta.