30,00 € 25,00 €

En todas sus variantes, la imagen del Buda resulta tantas veces vista en Occidente, que su uso como adorno nos resulta ya familiar. Sin embargo, la mayoría desconoce el significado de este símbolo y aunque intuitivamente percibamos que su amigable o serena compañía nos transmite buena onda, el conocer su trascendencia histórica cambia radicalmente el sentido de su presencia en nuestro entorno.

 

Los Budas y el Feng Shui

Para el Feng Shui, el símbolo del Buda en sus diferentes iconografías es un gran activador de energía positiva. No se lo usa como objeto de devoción, pero sí se lo trata con respeto dándole un lugar cuidado y estratégico para atraer Sheng Qi.

Se usan para reafirmar determinadas aspiraciones en la vida, como salud, longevidad, armonía, abundancia de prosperidad, amor, etc. 

 

POSICIÓN MUDRA BHUMISPARSHA

El Buda ‘bhumisparsha’ siempre se representa sentado, con la mano derecha descansando sobre la rodilla y con los dedos apuntando hacia el suelo. La mano izquierda se apoya en el regazo, con la palma hacia arriba. ‘Bhumisparsha’ significa ‘tocar la tierra’ o ‘llamar a la tierra como testigo’. Este mudra representa el momento en el que Buda se iluminó bajo el árbol de Bodhi.
Bhumisparsha Mudra ayuda a calmar la mente, y si se practica de forma regular con el corazón y la concentración, puede ayudar a otorgar poder celestial en el alma.



En el mudra Bhumisparsha, la mano izquierda yace sobre el regazo del Buda con la palma hacia arriba, con los dedos apenas tocando el piso. La mano izquierda permanece curveada sobre las rodillas dobladas. Este gesto se encuentra con frecuencia en las estatuas tailandesas del Buda. Esta es la historia detrás de esta postura:

Cuando el Buda histórico Siddhartha Gautama, buscando alcanzar la Iluminación y dejando atrás una vida llena de los más finos placeres mundanos como príncipe y tras haber pasado varios años como asceta practicando las más extremas austeridades, se sienta a los pies de un árbol pipal en donde de cara al Oriente se absorbe en meditación haciendo el voto de no levantarse hasta haber obtenido la más perfecta y pura iluminación. Ahí es asediado por las legiones del malvado Mara, quien no logra aterrarlo con demonios ni tentarlo con sus hermosas hijas. En respuesta al reto de Mara, quien le dice que su conquista no tiene testigos, el Buda toca la tierra con su mano la cual retumba confirmando su triunfo. Adicionalmente se dice que este gesto es una llamada a Sthavara, diosa de la Tierra según la tradición hindú, para que sea testigo del logro de la Iluminación.
Este mudra está también asociado con el Dhyani Buddha Akshobhya, el cual transforma la ilusión del enojo en sabiduría clara cual espejo. Siendo así, el mudra Bhumisparsha ayuda a traer esta metamorfosis