15,00 € 10,00 €

 
Es símbolo de vitalidad y afín al primer chakra. 
 
El coral rojo es valioso para curar anemias, disturbios circulatorios, problemas menstruales, malnutrición e infertilidad.
Tanto los tibetanos como los indios americanos sabían que el coral rojo es indispensable para la formación de los huesos, especialmente en los niños. 
Si al utilizarlo se vuelve pálido, esto significa una enfermedad de la sangre.
Tanto el coral rojo como el rosa son ideales para tratar los nervios y problemas cardíacos.
 
 
Protector de la fertilidad, de la salud, ahuyenta el mal de ojo.
 
Desarrolla el sentido de la realidad, ayuda a resolver los conflictos internos que provocan depresiones y huidas de la realidad, da capacidad para enfrentar situaciones difíciles, como exámenes, entrevistas de trabajo, etc. Corrige la gula reprimida, el estreñimiento, flatulencia, trastornos hepáticos, diabetes, hemorroides internas, agotamiento nervioso y depresión mental.
 
Contra los celos.
Contra la depresión.
Para superar los fracasos.
Contra la intoxicación del aparato digestivo.
Contra el miedo a la oscuridad, las agresiones y las tormentas.
Para suavizar el dolor de rupturas.
Contra la sensibilidad extrema.
 
Aleja las envidias y el egoísmo de las gentes. Al venir del mar tiene vibraciones positivas y es fuente de vida y acción. Aleja las enfermedades. En sanación, estimula la corriente sanguínea, en articulaciones endurecidas y dolor en los huesos. 

Ayuda a conectar con otras personas. Proporciona protección.
 
 
CORAL ROJO 
Se utiliza contra el mal de ojo y contra hechizos, así como contra la envidia.
Tiene la fuerza acuática del mar y la fuerza fogosa de la vida, que se convierte en piedra cuando recibe la luz del sol y la potencia del aire, en el coral rojo encontramos reunidos los cuatro elementos. El color rojo se balancea entre el optimismo y el pesimismo, entre la espiritualidad y el materialismo, incidiendo con fuerza en el plano mental y también en lo analítico.
 
Indica los senderos del misionero y de la entrega personal en favor de otros, es capaz de entregar incluso su color a favor de los demás. Es como una lanza que sale del mar, para hacerse fuerte en la tierra, para emerger después en los cielos, convirtiendo su solidez terrenal en espíritu, deseando crecer y mejorar siempre. 
Es el amuleto más eficaz contra la envidia y la calumnia y es un notorio afrodisíaco.