1,80 €

PAQUETE DE 10 UNIDADES 

El carbón litúrgico es uno de los consumibles religiosos que más usamos en nuestras iglesias y hogares. Simplemente con un quemador para incienso (incensario), unos granos de buen incienso cofrade o incienso de Iglesia, por ejemplo incienso olor a sándalo, y una pastilla de carbón instantáneo podemos dar un ambiente especial a cualquier celebración. 

¿Cómo quemar incienso usando carbón litúrgico instantáneo y autoencensible?

Todos estos carbones litúrgicos son instantáneos, se encienden de manera inmediata usando únicamente un mechero o una cerilla, y autoencendible, una vez iniciada la combustión se extiende por toda la pastilla hasta que se consume completamente. 

Estas dos características facilitan de manera extraordinaria el disfrute del incienso.

Los pasos principales para quemar incienso con cualquiera de los carbones litúrgicos anteriores son los siguientes:

  1. Elegir carbón litúrgico. Es importante tener en cuenta el tiempo que deseamos disfrutar quemando incienso. 

  2. Empezamos una caja de carbón litúrgico, abrimos un tubo de diez pastillas y cogemos una pastilla de carbón. Son muy prácticas unas pinzas de incensario para facilitar el encendido. 

  3. Usando un mechero, cerillas o un soplete doméstico, acercamos la llama a la pastilla de carbón durante unos pocos segundos. Pasado un corto período de tiempo empezaremos a ver como el carbón empieza a emitir pequeñas chispas. En este momento los materiales del carbón litúrgico están trabajando para extender la combustión por toda la pastilla. De este modo, sin apenas esfuerzo, la superficie del carbón se irá quemando de manera automática. Si queremos acelerar el proceso de encendido podemos desplazar la llama por toda la superficie del carbón. 

  4. Una vez que veamos que la pastilla de carbón tiene chispas por la mayor parte de su superficie y se pone de color rojo, es el momento de depositarlo en nuestro incensario o quemador de incienso. Usando las pinzas de incensario depositaremos la pastilla de carbón de tal modo en que la parte convexa quede hacia arriba. 

  5. Cogemos incienso en grano o en polvo y la pondremos encima de la parte convexa del carbón

  6. Una vez que el incienso empiece a humear solo queda disfrutar de su olor.