30,00 €

Incluye Cuenco de Bronce, cojín de sujeción y mazo.

Medidas: 12 cm de diametro x 7 cm de altura.

 

Los cuencos tibetanos o cantores se convierten a día de hoy en una herramienta especialmente útil a la hora de practicar la relajación, la meditación o diversas técnicas de ejercicios como por ejemplo el yoga. 

Aunque su origen realmente se desconoce, lo cierto es que históricamente han sido fabricados en el Tibet, Nepal, China, Bután, Japón, China y Corea.

Aunque siempre han sido utilizados en la práctica del budismo y tradicionalmente han sido relacionados con prácticas religiosas (por ejemplo, eran un símbolo de ofrenda), en la actualidad aporta interesantes beneficios a la hora de practicar la meditación, la relajación y sobretodo disfrutar de un mejor bienestar natural.

Los cuencos tibetanos tienen un origen muy poco claro ya que se ha preservado mucho su existencia desde el principio, pero lo más probable es que proceda de la fusión de dos culturas como la Budista y la Shamanica; Pre Budista Shamanica Bon Po.

Los principales beneficios de los cuencos tibetanos vienen derivados sobretodo del sonido que producen al frotarlos o golpearlos y sobretodo al mantenerlo más o menos estable con ayuda de la citada vara de madera. Como ocurre –por ejemplo- con los beneficios de la música y la propia musicoterapia.

 

Beneficios de los Cuencos Tibetanos

Los cuencos tibetanos son utilizados como métodos de curación, relajación y meditación, ayudando a su usuario a tener una vibración saludable, en todos los niveles orgánicos, mental o psicológico, emocional y espiritual

Se ha descubierto científicamente por los expertos en musicoterapia que gracias al sonido se puede conllevar a las células cancerosas a la auto-destrucción y la curación de infinidad de enfermedades.

 

Te ayuda a equilibrar los chakras cambiando un estado nada beneficioso (alteraciones, ira, ansiedad, tristeza, estrés, etc.) hacia un estado de paz, relajación y serenidad, lo cual induce a estados de sanación, místicos y elevando nuestra frecuencia vibratoria.

Experiencia de grandes cambios como claridad mental, aumento de la creatividad, una excepcional concentración, mayor visión de futuro y sobre todo la sensación de paz. Nos da como resultado un ser más productivo, creativo, centrado, dichoso, sereno, equilibrado, teniendo paz consigo mismo.

Los Cuencos tibetanos nos ayuda a ingresar al estado de verdadera conciencia o yo superior donde encontraremos un sentimiento de paz.

Controla los estados de insomnio e hiperactividad.