30,00 €

¿Quiénes son los guerreros de terracota?

La historia se remonta a hace más de 2.200 años. Tras su descubrimiento y posterior estudio se sabe que tienen su origen en el 246 A.C. El objetivo de la construcción de este ejercito era la protección de la tumba del Emperador Qin Shi Huang.
La construcción de este tipo de mausoleos para la protección espiritual de los emperadores era muy común. Se comenzaba con ella poco tiempo después de que se nombrara al Emperador con ese puesto.

La construcción de este monumento se vio obligada a terminar rápidamente debido a la destrucción de la capital de Qin por una rebelión campesina.

Durante los 40 años que se tardaron en completarlo trabajaron más de 720.000 personas. Este monumento fue tan sorprendente que hizo más famosa y conocida la dinastía Qin, que existió hace unos 2.000 años.

¿Cuándo se hizo este descubrimiento? 

Fue descubierto en el año 1974 por unos agricultores que estaban cavando un pozo. Años atrás, ya se había encontrado en esta misma zona algunos restos de lo que se creía que eran los guerreros de terracota, pero mucha gente empezó a creer que era una leyenda y que nunca fueron creados.

Los agricultores que estaban cavando el pozo dieron con una pieza entera de uno de los guerreros. Informaron en el pueblo y rápidamente se pusieron en contacto con el departamento de patrimonio cultural local. Después de numerosos años de trabajo, los arqueólogos chinos fueron capaces de limpiarlo entero.

Este primer descubrimiento al que llamaron pozo 1 se abrió a los ciudadanos en el año 1979, mostrando las 2.000 estatuas que habían sido descubiertas.

En total lo que los arqueólogos han sido capaces de descubrir han sido más de 8.000 estatuas de soldados.


Características de las estatuas 

Tras años de mucho análisis e investigación se supo que las estatuas no estaban construidas en una sola pieza. Las piezas que la conforman se fabricaban por separado y después se unían.

Para crear los rostros de los guerreros se utilizaron diez moldes diferentes. Estos se personalizaban después con arcilla con la finalidad de que ninguno fuese igual y pareciese lo más real posible. Además, las figuras se esmaltaban y pintaban con pigmentos de diferentes colores, de los cuales no se ha podido recuperar prácticamente nada.

Lo que si sorprendió y sigue sorprendiendo a los equipos de expertos que aún estudian estos pozos fueron las armas. A pesar de haber estado más de 2.000 años enterradas se mantenían intactas esto era debido a uno de los materiales con el que estaban fabricadas, restos de cromo. Pero no son restos de un proceso de cromo como tal, en realidad es una contaminación procedente del esmalte que se aplicaba a las figuras y a los componentes de madera con los que contaban que hoy están desaparecidos. Esto junto a las características del suelo de Xian han sido lo elementos clave para conservar así las figuras, mejor que cualquier tratamiento químico.

¿Se pueden visitar los guerreros de terracota? 

Todo el que esté interesado puede ver este gigante monumento en el famoso Museo del Sitio del Mausoleo del Emperador Qin Shi Huang. Está ubicado a unos 42 kilómetros al este de la ciudad de Xian en el distrito de Lintong.

El museo se construyó sobre la propia excavación para evitar posibles desperfectos en las estatuas al trasladarlo a otro sitio.

Una de las fechas más importantes para todos los ciudadanos chinos junto con el año en el que se descubrió este complejo, es el año 1987. En esta fecha la UNESCO declaró el Mausoleo del Primer Emperador Qin junto con el ejército de Terracota como Patrimonio Cultural de la Humanidad. 

Qué son y qué protegen los guerreros de terracota

Cuando visitas la zona de las excavaciones, las cuales encuentras en las cercanías de la ciudad de Xian, puedes divisar una extensa superficie de terreno llano con algunos montículos, y se supone que en alguno de ellos se oculta el mausoleo.

El ejército de guerreros de terracota tenía como función la de proteger dicho mausoleo, por lo que al igual que éste, miles de guerreros se ocultaron en los terrenos circundantes.

Y de hecho, se considera que los guerreros encontrados hasta ahora en las excavaciones solo representan una mínima parte de la verdadera dimensión del ejército de terracotas